top of page

Todo lo que necesitas saber para combatir las arrugas en frente con toxina botulínica




Las arrugas en la frente son un signo del envejecimiento que muchas personas quieren corregir. La toxina botulínica, también conocida como Botox, es uno de los tratamientos más populares para eliminar las arrugas y elevar la ceja. En este blog, hablaremos sobre cómo funciona la toxina botulínica y cómo se usa para mejorar la forma y altura de la ceja. También explicaremos las indicaciones, contraindicaciones, dosis y técnica, resultados y complicaciones de este tratamiento.

¿Cómo funciona la toxina botulínica? La toxina botulínica funciona al inhibir la contracción del músculo frontal, lo que reduce la apariencia de las arrugas en la frente. La orientación de las fibras musculares del frontal es vertical y su contracción eleva las cejas. Los 2 cm caudales tienen el efecto más importante sobre la altura y forma de la ceja. Además, la toxina botulínica también puede ser utilizada para elevar la cola de la ceja.


La toxina botulínica se utiliza principalmente para tratar las arrugas en la frente. También puede ser utilizada para elevar la ceja y mejorar su forma y altura.

Contraindicaciones: Este tratamiento no es recomendable si hay dermatocalasia en los párpados superiores. La contracción muscular es compensatoria para elevar la ceja y reducir el exceso cutáneo. También se debe evitar en pacientes con ptosis de ceja.




Dosis y técnica: La dosis de la toxina botulínica varía dependiendo del género del paciente. En mujeres se utilizan entre 15 y 22,5 UI, mientras que en hombres se utilizan entre 20 y 25 UI. Las inyecciones se aplican en la zona de seguridad, que tiene dos verticales a nivel del limbo lateral y la parte caudal se localiza dos cm por encima del borde orbitario superior. La parte cefálica es hasta la línea de implantación del pelo y un área pequeña y lateral a las verticales, aproximadamente 2 cm caudal a la línea de implantación del pelo. El médico se coloca enfrente del paciente y aplica el

medicamento con el músculo contraído. La aguja debe angularse a 30 grados y la punta se inserta en la cresta muscular. Cada punción debe estar separada por al menos 1 cm. El punto lateral se debe ubicar en el punto más alto de elevación de la ceja. La presión sobre la zona debe dirigirse lejos de los ojos.


La inhibición completa de la porción medial del músculo frontal reduce las arrugas. La porción lateral del músculo se inhibe de manera parcial con la finalidad de mantener una forma deseable en la ceja. La ceja con forma picuda o ceja burlona es más notable con la contracción y se debe a una contracción excesiva de la porción lateral del músculo frontal, por un músculo lateral fuerte. Se corrige aplicando 1.25 o 2.5 UI inferior a la zona de seguridad lateral o se corresponde con la porción más picuda de la ceja.





Complicaciones:

Ptosis de la ceja. Los pacientes se quejan de pesadez en el párpado superior del lado afectado. Si esto ocurre, se puede realizar una aplicación en la porción superior del orbicular de los párpados para elevar la ceja.


Ptosis de la ceja lateral. La inyección del punto lateral, fuera de la zona de seguridad y demasiado caudal, puede provocar este resultado, así como también el uso de dosis altas. Se mejora tratando la porción superolateral del orbicular de los párpados.

Ptosis de la ceja medial. Ocurre por inyectar caudal a la zona de seguridad y se puede mejorar tratando la zona glabelar.


Alteración en la forma o altura de la ceja. La ceja con forma puntiaguda o picuda ocurre por una aplicación demasiado alta cerca de la línea de implantación del pelo, por usar dosis pequeñas en esta misma zona o por no aplicar la dosis en esta zona.

Asimetría de la ceja. Ocurre por ptosis de la ceja y/o una ceja picuda, se corrige elevando o bajando la ceja que no sea del agrado del paciente.


Blefaroptosis. Poco frecuente y ocurre por una aplicación inferior a la zona de seguridad en la porción central y con difusión hacia los músculos elevadores del párpado superior.




La aplicación de toxina botulínica es una técnica sencilla y segura para tratar las arrugas en la frente y elevar la ceja. Sin embargo, es importante que sea realizada por un profesional capacitado para evitar complicaciones. Además, es importante que el paciente tenga claras las indicaciones y contraindicaciones del tratamiento, así como las posibles complicaciones que pueden ocurrir.

Si está interesado en realizar este tratamiento, no dude en consultar con un cirujano plástico calificado y experimentado. En nuestra clínica, contamos con un equipo de especialistas que pueden brindarle toda la información y asesoría necesaria para que su tratamiento sea exitoso. No dude en contactarnos para programar su consulta.

22 views0 comments

Comments


bottom of page